Salón de Grados

También denominado "Salón de los Claustros", este imponente recinto fue históricamente el lugar donde los candidatos al doctorado defendían sus tesis. En la actualidad, los más importantes actos académicos y protocolares se realizan en este salón.

Cuatro puertas "vidrieras" de hojas dobles, ubicadas a cada lado de la entrada principal, le proveen luz natural. El pórtico de acceso es de cedro paraguayo y fue tallado a mano en el siglo XVII.

La decoración de la gran bóveda fue objeto de varias intervenciones a lo largo del tiempo. la pintura mural del techo del salón fue realizada por primera vez por el artista Jerónimo Sappia (1863) pero fue deteriorada pronto por la humedad. Con posterioridad hubo un boceto de Emilio Caraffa que no se concretó y en 1915 el pintor Ricardo López Cabrera preparó una pintura sobre tela, adhiriéndola a la bóveda y Carlos Camilloni fue el encargado de realizar la decoración general.

Este recinto ocupa el lugar de la antigua Capilla de Españoles situada a la izquierda de la Compañía de Jesús y, si bien conserva su forma original, ha cambiado el sentido direccional del espacio. El proyecto, los estudios preparatorios y el cartón definitivo que hoy se observa pertenecen a Armando Sica, interviniendo en la ejecución los artistas Antonio Pedone y Ernesto Farina.

Al avanzar por la nave hacia el escritorio y el sillón rectoral, a ambos lados del pasillo central, se ubica una doble fila sobreelevada de magníficos sillones enfrentados de diez cuerpos cada una. Hay cuatro asientos más a cada lado del sillón rectoral, destinados a las autoridades especiales.

A la entrada de la sala se erige una sobria construcción de madera adosada a la pared: es la cátedra, lugar de defensa de las tesis. Además del busto del rector Manuel Lucero, sobresalen los cuadros de Fray Fernando de Trejo y Sanabria, primer Obispo de Córdoba del Tucumán nacido en América y fundador de la Universidad, el de San Carlos -patrono de la Casa- y el del rector Deán Gregorio Funes.

El busto de Dalmacio Vélez Sársfield y el de Fray Trejo y Sanabria engalanan las esquinas, ambos realizados por Hernán Cullen en 1915. La bandera argentina y el estandarte universitario se hallan tras ellos.