Jesús María

La Estancia de Jesús María data de 1618, y fue el segundo núcleo del sistema productivo organizado por la Compañía de Jesús. Esta estancia se caracterizó por su producción vitivinícola, la que alcanzó un importante desarrollo en la zona que aún hoy se distingue por sus bodegas y vinos.

El lugar incluye la iglesia, la residencia y la bodega, los restos de los antiguos molinos, el perchel y el tajamar. La iglesia, de nave única abovedada, posee un exterior sobrio, con una destacada cúpula central, ornamentada con interesantes relieves y con una elegante espadaña de piedra que puede admirarse junto a la sacristía. Además del templo, hay una residencia cuyo patio principal se encuentra bordeado por dos galerías de planta baja y alta, con entrepiso de bóvedas y techo superior de cabreadas. Actualmente todo el complejo es sede del Museo Jesuítico Nacional, donde se pueden admirar distintas colecciones de elementos de época, documentos y objetos artísticos.

Ubicación

Se encuentra al noroeste de la planta urbana de la ciudad de Jesús María, a 48 kilómetros al norte de la ciudad de Córdoba por ruta nacional 9.